María del Pilar Sánchez juega en el tiempo con ‘Habitación 215’, una novela para entretener a la muerte

La jornada de este domingo de la Feria del Libro de Cáceres ha concluido con la presentación de ‘Habitación 215’, una novela para entretener a la Muerte y que ha surgido de la imaginación e improvisación de la autora María del Pilar Sánchez.

Se trata de la tercera novela de esta autora, un trabajo de ficción en el que ha mezclado dos líneas temporales. Por un lado, se centra en la actividad que acontece en la habitación 215 de un hospital en el que una paciente muy mayor y rica se encuentra sola en los últimos alientos de su vida. 

 

En dicha habitación, esta mujer apura sus últimos días desgranando relatos, que se derraman entre la arena del reloj que mantiene siempre a la cabecera de su cama, entre ellos los de un joven que desea convertirse en trovador. 

 

Es aquí cuando la autora adentra su novela en el S. XVI, cuando ese chico joven y huérfano quiere ser aprendiz de un trovador errante. Muchas voces distintas se irán sumando a la de la mujer de la habitación 215. Trovadores al servicio de la Muerte, un oficio que ofrece la inmortalidad a quien lo ejerce. 

 

La autora ha dado vida a tres aspectos claves en forma de personaje, apareciendo así la Vida, la Suerte y la Muerte. Para ello, Sánchez ha plasmado entre las páginas de esta novela una catarsis personal que le ha ayudado a comprender muchos aspectos relacionados con ellos.

 

 

“SIN GUIÓN PREVIO”

 

“El personaje de Muerte está entendida como la pérdida de los seres queridos, como un concepto y no una idea”, ha explicado su ahora durante la presentación de esta novela ante un público entregado que ha llenado la carpa de autores.  

 

Sobre el proceso de creación, la escritora y profesora ha indicado que “siempre” es el mismo. “Escribo sin un guión previo, sin una estructura previa y sorprendiéndome a mi misma con un final que iba ocurriendo sin ideas previamente plasmadas o preconcebidas”. 

 

Ha aceptado que escribir este libro ha sido “muy difícil” por una situación personal por la que tuvo que atravesar. “Muchas veces quise dejarlo, pero gracias a los personajes puedo explicar lo que siento ante la pérdida de los seres queridos”, ha añadido. 

 

Aunque ha dudado mucho en publicarla, se lo prometió a su padre. “Ahora es cuando afronto su publicación y me convierto en lectora de mi propio libro”, ha resaltado. La novela está dedicada a su hija Blanca y a su padre, mientras que los dibujos que ocupan la portada han sido obra de su marido. 

Patrocinadores

Patrocinadores

Organizadores

Colaboradores